Lampyridae Magazine - Cajón desastre

Durante este tiempo de aislamiento nos hemos convertido en unos expertos en redes sociales. Gracias a los stories, los directos, las publicaciones, los mensajes y comentarios, nos hemos sentido más conectados los unos con los otros. Las nuevas tecnologías también han permitido que muchas empresas continúen estando en contacto con su público, abriendo nuevas vías de negocio para capear el temporal, generando nuevas relaciones profesionales y probando sistemas de trabajo a distancia.
Posiblemente el mundo tras las "nueva normalidad" no se transforme radicalmente; algo así como con los buenos propósitos de fin de año, las promesas son difíciles de mantener; pero seguro que esta crisis tampoco nos dejará un mundo como el que teníamos.


Así que hemos reflexionado sobre algunas buenas ideas que podemos mantener con la vuelta a la normalidad. Se ha escrito mucho ya sobre publicidad, branding, marketing... No vamos a descubrir nada que no hayan dicho ya las grandes mentes de la comunicación, pero, a veces, las cosas más sencillas son las que más nos cuesta llevar a cabo:

- Lleva las redes sociales de tu negocio o proyecto un paso más allá, no las abandones ahora. Piensa en cómo mejorar tu mensaje. La constancia es clave. Además, las RRSS pueden ser una invitación genial para que tu público visite tu web o tu local físico. Allí pueden conocerte un poco mejor. Convierte visualización en acción y en fidelización.

- Adelántate a las necesidades de comunicación de tu público de forma clara y breve. Las fechas, los horarios, las condiciones de reapertura pueden ser confusas.

- Sé original, experimenta, como dijo Ogilvy, el padre de la publicidad, "nadie ha construido nunca una marca imitando la publicidad de otro".

- Ahora que los canales de comunicación están más fluidos que nunca, aprovecha para que tu negocio adquiera un valor único. "Si no eres una marca, serás una mercancía”, esto lo dijo Philip Kotler. Y no solo en redes sociales o con un logo bonito, la marca engloba mucho más: relaciones públicas, web, acciones o eventos, eslogan, packaging... En definitiva, tener una visión, una filosofía y que esta sea coherente con tus acciones.

- Crea comunidad. Es buen momento para estrechar lazos con proveedores locales, colaborar con otros profesionales del sector y comunicárselo a tu público. A veces la mejor publicidad es una merecida recomendación, una colaboración o una propuesta.

- La comunicación es una carretera de dos carriles, debemos escuchar, reaccionar en consecuencia y evitar la tentación de centrarnos solo en lanzar nuestro mensaje. Como dijo Trey Pennington "Las empresas que entienden el Social Media son las que dicen: te veo, te escucho y me importas". Pero, por supuesto, esto puede aplicarse a todos los ámbitos de trabajo.

- Rodéate de profesionales, a veces el éxito radica en trabajar con la gente adecuada.

Si quieres seguir leyendo sobre este tema te invitamos a leer también el artículo Gestiona bien tus redes sociales. Y ahora ¡manos a la obra!

Os decíamos en la anterior entrega que el cartel de una película nos puede dar muchas pistas sobre ella. Todos hemos tratado alguna vez de imaginar algo sobre la historia cuando hemos visto estos pósters XXL a las puertas de una sala de cine. 

En los tiempos de los teaser, los trailers ofciales, los tráilers extendidos y un sin fin de promociones previas a los estrenos, nosotros seguimos teniendo especial aprecio por los carteles. Haciendo esta compilación de muestras alternativas nos hemos dado cuenta de que hay tantas visiones como artistas y que, a veces, en tan solo una imagen se puede encerrar todo un guión cinematográfico.

Después del primer repaso a los carteles de las nominadas a los Oscars de este año vamos con las cinco últimas candidatas: The Irishman, Once Upon a Time in... Hollywood, Joker, Jojo Rabbit y 1917.

 

El cartel de una película pueden darnos mucha información sobre ella, desde la meramente objetiva (título, equipo artístico y técnico, fecha de estreno, etc.) hasta la que nos permite imaginar o tratar de descifrar sobre qué tratará la historia. 

En apenas una imagen las productoras tratan de captar nuestra atención y ejercer su poder de persuasión para ser un reclamo más. No sabemos hasta qué punto esto nos hace decantarnos por ver la película en cuestión pero, desde luego, los carteles son un elemento más de la imagen e identidad de una obra.

En esta primera entrada nos quedamos con cuatro de las candidatas: Pararsite, Ford v. Ferrari, Marriage Story y Little Women.

Cuando tuvimos la lista de las nominadas a mejor película de los Oscars de este año repasamos uno a uno sus carteles y vimos la gran diversidad entre ellos. Luego pensamos ¿qué otras opciones podría haber? Investigando un poco encontramos que son muchos los artistas (y fans) que dan rienda suelta a su imaginación y optan por crear su propio cartel. Gracias a Webs especializadas en cine (como IMDB o Filmaffinity) y a Webs de portfolios como Behance, entre otras, hemos sido capaces de elaborar estas galerías en las que, como veréis, podemos encontrar diferentes visiones de una misma historia, muchas de las cuales son auténticas maravillas.

 

¡Atención! Y no os perdáis la segunda parte.